Microinfluencers e Influencers

Los beneficios del vlogging


1 estrella2 estrella3 estrella4 estrella5 estrella (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Con el auge de las posibilidades de internet, y de las plataformas web para subir, publicar y compartir vídeos, el concepto del vlogging está cada vez más presente en el mundo del marketing online. Cada vez más, tanto perfiles individuales como empresas integran este método como vía principal para comunicarse con su audiencia.

Algunos os preguntaréis en qué se diferencia un blog de un vlog. Muy sencillo: un blog convencional es aquel que contiene, principalmente, contenido en texto, pero que se complementa con archivos multimedia; vídeos, imágenes, GIFs o infografías. Por otro lado, un vlog es la nueva modalidad de blog, que se basa, en su totalidad (o casi), en vídeos. Los canales de YouTube o Vimeo, por ejemplo, son dos de los mejores canales de éxito para implementar esta estrategia.

Y aquí es cuando llega la pregunta estrella: ¿qué es mejor para mi marca? Hemos de decirte, que esta tarea te toca a ti. Pero antes de decidirte, es importante que analices ambos formatos para ver cuál se ajusta más a tu estrategia, producto, servicio o cliente.

¿Por qué optar por el vlogging?

Si una imagen vale más que mil palabras… un vídeo es oro puro. A todos nos gusta ver vídeos; es contenido fácil que no supone ningún esfuerzo. Y la opción de jugar con elementos visuales (colores, imágenes, personas físicas) y auditivos (música), logra resultados mucho más atractivos y completos que los que podemos lograr mediante texto.

El vlogging proporciona una vía más personal para llegar al consumidor. El uso de vídeos permite al usuario poner cara a la marca, escuchar palabras que salgan del propio personal y analizar elementos como el comportamiento, la ropa o el entorno. Consecuentemente, transmite más confianza y posibilidad de convicción.

Además, implica un coste bajo. Crear un buen vlog no tiene por qué ser ni complicado, ni caro, si das con las herramientas adecuadas. Plataformas como YouTube o Vimeo son el perfecto ejemplo de vías sencillas y económicas, donde grabar, editar, publicar y compartir vídeos es cosa de coser y cantar.

Si no eres tanto de escribir, sino que lo tuyo es estar frente a una cámara, el vlogging está hecho para ti. Este método te da la oportunidad de expresarte y utilizar el lenguaje corporal para engatusar a tu público. Mediante tus habilidades, debes tratar de proporcionarle, al público, una experiencia conversacional única y entretenida.

Mientras que leer un par de secciones o párrafos de un post puede robarte varios minutos, un vídeo recopila miles de palabras en mucho menos tiempo del que tardarías en leerte este mismo párrafo. Sencillo, eficiente y eficaz.

A través de plataformas sociales dedicadas a la publicación de vídeos, alcanzar un mayor público y maximizar el tráfico es tarea fácil. Los vídeos son materiales con gran capacidad viral, que se mueven y comparten rápido entre seguidores y comunidades. Sobre todo si contienen humor y son entretenidos. Además, se pueden enlazar a través de otras redes sociales para aumentar la presencia en social media, y en el campo online en general.

Con todos ustedes… presentamos a elrubiusOMG, uno de los YouTubers españoles con más suscriptores:

PERO… ¡siempre hay un pero! Del mismo modo que estar frente a una cámara puede ser tu mejor aliado, también puede suponer tu peor enemigo. Si aparecer en escena no es lo tuyo, recomendamos que optes por un blog convencional. Aunque más antigua, sigue siendo una herramienta fantástica, para todo tipo de negocio, que funciona muy bien entre lectores.

Ahora, cuéntanos tú. ¿Tienes, o quisieras tener, un vlog? ¿Hay algún aspecto que te preocupe o quieras comentar con nosotros? Sí es así, aquí estamos 😉

Campañas en Redes Sociales
El poder marca-influencer: por qué, cuándo y cómo
Microinfluencers e Influencers
¿Por qué crear un blog?
Microinfluencers e Influencers
Los influencers en Navidad
There are currently no comments.

  Acepto la política de privacidad de datos

thirteen + sixteen =